ESTIMULACIÓN PRENATAL



 Nunca es muy temprano para estimular a tu bebé, y esto incluye el embarazo. No se trata de que le enseñes el abecedario, pero sí que reconozcas su presencia e interactúes con él para fomentar su actividad cerebral y receptores sensoriales.

Los cinco sentidos de los bebés y sus respectivos órganos se forman a lo largo del embarazo. Y desde el momento en que se desarrollan, puede utilizarlos para comunicarte con tu pequeño.

 

OÍDO

 

El sentido del oído es el que más oportunidad te da para estimular a tu bebé durante el embarazo, en especial a partir de los cuatro meses de embarazo, cuando ya tiene la capacidad de escuchar.

Tu voz y la del papá son los sonidos favoritos del bebé, ¡y también los más importantes! Hablarle o cantarle a tu bebé te permite establecer una relación desde antes de su nacimiento. Si tú o tu pareja se sienten incómodos hablándole a la panza, intenta leer un libro o cantar una canción.

Libros infantiles te brindan además la oportunidad de transmitir tu cultura al bebé desde el vientre, y empezar el proceso de aprendizaje del idioma.

Cuando hables con tu bebé asegúrate de que la conversación y tu voz estén dirigidas hacia la panza. Tu pequeño está rodeado de líquido amniótico, por lo que percibe los sonidos distorsionados (imagínate que estás en una piscina, algo así es lo que escucha tu bebé). Recuerda que las hondas de los sonidos graves viajan mejor a través del líquido, por lo que estos te brindan una mejor posibilidad de ser escuchada.

Puedes valerte también de otras formas para estimular el oído de tu pequeño, como la música clásica  u otro tipo de música o cantarle una canción.

 

VISTA

 

A pesar de que el útero es un ambiente oscuro, tu bebé tiene la capacidad de distinguir la luz a partir de los seis meses de embarazo.

Si apuntas un foco a tu panza, tu bebé puede percibir ese cambio de luz y reaccionar a él moviéndose o pateando.

La luz que percibe tu bebé está difuminada, por lo que difícilmente puedes lastimar sus ojos. Asegúrate, eso sí, de jugar con tu bebé cuando esté despierto, para no molestar su ciclo de sueño.

 

Gusto y olfato

Las papilas gustativas de tu pequeño entran en funcionamiento a partir de los seis meses de embarazo. Por supuesto, pasará mucho tiempo antes de que pruebe su primer bocado, pero mientras tanto, tu bebé puede percibir los diferentes sabores que ingiere la madre a través del líquido amniótico.

Aprovecha esta oportunidad para disfrutar tus sabores fuertes favoritos, probar variedad de comidas, comer saludablemente y acostumbrar a tu pequeño a la cuchara de la casa. Esto facilitará que tu bebé esté más dispuesto a aceptar esos sabores cuando pueda hacerlo por su cuenta.

 

Tacto

A partir de los seis meses de embarazo tu bebé desarrolla su sentido del tacto. Puedes estimularlo reaccionando a sus movimientos.

Cuando sientas una patada o notes la ubicación de tu bebé en la panza, puedes tocarla, frotarla, darle masajes o empujar. Este sencillo juego le hace a tu bebé saber que "hay alguien allí afuera" e incentiva su actividad física.



Sentidos que sintonizan

Un bebé estimulado desde antes del nacimiento tendrá mayores aptitudes para poder socializarse.

El pequeño desarrolla los cinco sentidos a lo largo del embarazo, convirtiéndose en una criatura sensible capaz de registrar sentimientos y emociones.
Estos sentidos permiten que el pequeño sintonice e interactúe con el medio que lo rodea, especialmente con su madre. Esta estrecha díada hace que los sentimientos que experimenta la mamá acerca de determinados sonidos y estímulos los perciba el bebé simbióticamente; los que luego de nacido le provocarán el mismo bienestar o desagrado que le producían en su vida intrauterina.
Sin ser plenamente conscientes se está educando al niño desde antes del nacimiento: se establece una vía de comunicación que transmite sensaciones físicas, emociones, conocimientos que quedarán grabados como huellas en su psiquis.
Durante el embarazo se produce un flujo de mensajes verbales (canciones, relatos, tonos agradables, música) y no verbales (a través de los mimos, las caricias, el silencio o incluso la desatención) hacia el pequeño que quedarán grabados en su memoria. Investigaciones han permitido comprobar que aquellos niños que han sido estimulados durante su vida intrauterina tienen mayores capacidades de atención, muestran una buena predisposición para aprender ciertos conocimientos, o pueden empatizar mejor con los otros

 

Os aconsejo comenzar la Estimulación Prenatal desde el cuarto mes de gestación. Sólo es necesario tener ganas de relacionarte con el pequeño que se forma en tu vientre y no tener un embarazo de riesgo. Está de más decir que el papel del papá en la Estimulación prenatal es sumamente importante.



 

HORARIO

 

 

Tardes de 16h a 20:30 h

 

>

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© CENTRO DE ESTIMULACIÓN ALAS DE MARIPOSAS